Vivir preocupado, vivir angustiado.

IMG_3546 blog

Existe una manera de comportarse, de pensar y de interaccionar con el mundo, que por lo general resulta productiva, pero que a largo plazo puede ser muy dañina para uno mismo. Me refiero a vivir preocupado por todo, como estilo de vida.

Y no hablo de planificar o de organizarse de cara al día a día o la semana que viene. Se trata de una preocupación excesiva por cualquier cosa. Una sensación que nos ahoga y que no solemos ser conscientes que la tenemos, ya que es algo habitual en nosotros. Hablo de una persona que se ve tensa, agitada, angustiada, que parece no disfrutar de nada, incluso de las situaciones que deberían proporcionar placer. Una vida llena de DEBERIA… y de TENGO QUE…

Este patrón NO nos permite disfrutar el presente porque vivo anticipando el futuro. Nos incita a prevenir, para intentar no caer en errores del pasado. A protegerme. A darle mil vueltas a un comentario que he oído sobre mí. A no expresar mi opinión, por si piensan que no soy tan inteligente. A no disfrutar una reunión de amigos porque tengo que hacer algo después o pensar continuamente que no me siento bien conmigo mismo.

Para muchas personas esto es productivo, porque han asumido que en su vida deben ser pragmáticos, razonar todas y cada una de las posibilidades de algo, esconder la emociones para no mostrar debilidad, anticipar todo aquello negativo que puede venir para protegerse mejor, ir rápido para terminar antes.

Preocuparse proporciona CONTROL. Pero ¿a qué precio?.

Hasta este punto, para muchos no parece que esto sea un problema. Incluso si hablamos del rendimiento en el trabajo, puede ser algo muy positivo. Sin embargo, el estilo preocupativo puede apoderarse de la vida interior.

Es en ese momento, cuando hemos entrado en una espiral de tensión mental. Anticipamos tantas cosas que la mejor opción es no salir de casa. Ya nada me satisface. Ya no puedo saborear los pequeños momentos del día. He olvidado que el sentido de la vida está en disfrutar el camino, cada momento del camino y no en llegar angustiado a mi destino.

Detrás de este comportamiento evidentemente hay un origen, un motivo. Puede ser una insatisfacción con la vida, baja autoestima, timidez, miedos excesivos, ansiedad o estados depresivos.

Si tu estilo de vida se parece a éste; ¿Te merece la pena ese hipercontrol?, ¿lo consigues realmente?, ¿te permite disfrutar la vida, ser feliz y alcanzar tu paz interior?

El primer paso para el cambio, es el autoconocimiento.

¡¡Gracias por leerme!!

Redacción: www.ismaelmeleropsicologo.es

Anuncios

2 comentarios en “Vivir preocupado, vivir angustiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s