Terapia de grupo en la tercera edad

Viviendo las emociones con los mayores

Realizo estas sesiones todos los viernes y no me canso de escucharles. Es gratificante ver lo felices que son por el simple echo de recordar, de sentir, de vivir emociones ya muy apagadas en esta etapa. Es un momento dedicado a ellos, que les permite respetarse y sentirse importantes una vez mas en su vida.

Anuncios

Dolor crónico y enfermedades crónicas

dolor cronico

¿Cómo vivir con dolor o enfermedades crónicas?

Vamos a hablar de personas que padecen cualquier tipo de dolor o enfermedad permanente e incapacitante. De personas que sufren algo insoportable y tienen que aprender a vivir con ello durante muchos años. Podemos llamarlo fibromiálgia, enfermedades neurodegenerativas, esclerosis, dolor abdominal, colon irritable, cefaleas permanentes, dolor con causas no identificadas, etc. El tipo de dolor no es lo importante hoy aquí, si no la persona que lo sufre y como se ve condicionada su vida por esto. Vamos a dejar que la medicina haga su trabajo, pero no olvidemos la relevancia de los procesos psicológicos subyacentes en estos casos, que es importante tener en consideración para convivir con ello. Me refiero a la desesperanza, incomprensión, indefensión, apatía, desgana de vivir, ansiedad, aislamiento, sentimiento de inutilidad y la frustrante sensación de injusticia al pensar: por qué a mí?

La pregunta que tenemos como título es algo que miles de personas en todo el mundo se hacen a diario. Por desgracia este tipo de alteraciones son bastante comunes hoy en día y hay pocas respuestas que no sean médicas. Los tratamientos que existen son preventivos, basados en los síntomas, analgésicos y van dirigidos a soportar este dolor. Aquí ya tenemos un avance importante y sin esto sería imposible plantearse una ayuda psicológica complementaria. Pero cómo soporto todo lo demás, cómo soporto mi vida con dolor, mi vida de enfermo crónico?

Hoy me propongo analizar estas situaciones desde el punto de vista de la persona que padece esa enfermedad y no desde la enfermedad que tiene la persona. También dar a conocer cómo la psicología puede ayudar en determinadas situaciones, a comprender su situación, a canalizar las emociones negativas y afrontarlo de la mejor manera posible.

Considerando la historia inicial de muchos de estos casos, cuando alguien descubre que algo está mal en su cuerpo, lo primero que suele aparecer es un desconcierto, un esfuerzo para negar la realidad y una esperanza de que eso que me pasa, sea algo pasajero. Pero esto suele perdurar y convertirse en algo frecuente e insoportable, hasta el punto de solicitar ayuda médica para poder “sobrevivir”. En este punto debes afrontar la primera duda del médico. Siempre va a existir la posibilidad de que piensen que tu dolor es algo intencionado, simulado, si obtienes ganancias secundarias, etc. O si es una alteración psicosomática, un trastorno somatoforme, donde los problemas mentales y emocionales salen a la luz mediante síntomas físicos no sujetos a nuestra voluntad. En fin, dudas…dudas sobre algo que para mí es muy real.

Debido a la gran cantidad de simuladores, de personas que fingen estas enfermedades para eludir responsabilidades, aunque tengas una situación de dolor real siempre vas a enfrentarte a esta lupa diagnóstica. Pero debes tener claro que puede darse esta situación, para no sentirte incomprendido y razonarlo de forma correcta.

Vamos a diferenciar dos interpretaciones psicológicas posibles según esta diferenciación, que determinarán las necesidades personales existentes.

Una de ellas se da en situaciones donde el dolor o la enfermedad tiene como base un claro origen físico, una neuropatía identificada o bien de causa desconocida. Es algo que no está causado por problemas “mentales”, si no que es algo objetivo y solo nos queda la opción de aprender a vivir con esa situación y con las limitaciones que la acompañan. Asimilar el tratamiento médico como nuestra mayor arma y adaptar toda nuestra vida. Adaptar nuestros ritmos, el tiempo dedicado a las amistades, aprender a no juzgarnos y a no juzgar a los demás, a no proyectar nuestra frustración, aprender a vivir con el deseo de quitarnos la vida y de terminar con este padecimiento injusto. A pesar de todo respetarme, aprender a sufrir, a llorar sin que nos vean, hacernos fuertes sin tener fuerzas y establecer un patrón característico de “reflexionar y reflexionar como estilo de vida” sin ahogarse en el intento, en busca de una solución que nunca llega.

Otra posibilidad de beneficiarse de la terapia, es la de plantearse que los problemas mentales y emocionales salen a la luz mediante síntomas físicos no sujetos a nuestra voluntad. Nos da la oportunidad de mirar a través de otro prisma, de una filosofía diferente incluso a la de la lógica. En ocasiones y de manera inconsciente se establecen situaciones de carácter totalmente físico, con apariencia de enfermedad médica, pero sin indicios de un origen que así lo determine. Hablamos de somatizaciones, alteraciones psicosomáticas, en relación a lo que se conoce como trastornos somatomorfos o trastornos por conversión. Aquí no se trata de aprender a vivir con dolor ni adaptarnos a él. Aquí se trata de aprender a interpretar estas manifestaciones, a comprender que quiere decirme mi cuerpo, a escucharle, saber que pide y poder sanarnos por dentro para que el dolor se apague. Para que este deje de ser nuestra “vía de escape”. Se trata de encontrar otra vía de canalización del trauma o de los asuntos pendientes que nos están consumiendo. Mediante el diálogo, poder sacar los recuerdos a la luz, ser sinceros con nuestra propia narrativa personal, acompañada de un gran sufrimiento por entender que nuestra vida ha pasado por momentos traumáticos. Este trabajo puede ser muy importante para que la mente se sienta aliviada, al encontrar una forma mas sana, mas real y mas coherente, para canalizar el malestar reprimido durante años.

Termino con una frase que trasmite mucha realidad sobre este tema: “Me pregunto si es posible aceptar que tengo que vivir con esto… seguramente no, pero me adapto como puedo”.

Mucho ánimo a todas las personas luchadoras que se encuentran en estas situaciones.

Este post va dedicado a Antonio Luís, Blanca, Manoli y Patri, personas admirables, que día a día deben aprender a vivir con lecciones de valentía, lucha y tesón.

Redactado por: www.ismaelmeleropsicologo.es

Fotografía: www.tamaraarranz.com

Fármacos o terapia psicológica??

10377006_922887971069126_7022771932063795881_n

Esta es una pregunta muy recurrente que aparece en la consulta diaria.

Para poder encontrar la respuesta, nos ponemos en situación.

Tengo un malestar en mi vida, bien sea de tipo depresivo, ansiedad, insomnio, obsesiones, comportamientos desajustados, etc. Voy a mi médico ya que es el procedimiento a seguir, y aquí me encuentro una evaluación muy simple de mi caso y  basada en los síntomas. No se indaga en las causas, en los factores que lo pueden provocar ni en el momento vital que me encuentro.

A continuación se intentarán solucionar estos síntomas de manera inmediata ya que no tenemos tiempo, no me quiero complicar mucho y por supuesto, no quiero continuar con el malestar que tengo.

¿Qué es lo que voy a hacer?, pues seguramente empezar a tomar algún fármaco que en poco tiempo me asegurará una recuperación total.Por supuesto esta efectividad no es tan real como nos aseguran las empresas farmacéuticas y los efectos secundarios son numerosos. Por no hablar de la enorme dependencia que genera y la necesidad de aumentar la dosis a medida que pasa el tiempo.

Esto funciona así. Si estoy con ansiedad, un buen ansiolítico, si estoy deprimido o apático un antidepresivo, si tengo insomnio un sedante. Así de sencillo!!

Si fuera así de simple, todos tendríamos los problemas resueltos, pero por desgracia esto se aleja mucho de la realidad.

Si estoy ansioso es por algo, si estoy deprimido habrá un origen y si me cuesta dormir o pienso que mi vida no tiene sentido, habrá un sin fin de pensamientos y razonamientos que no me dejan ser feliz. Mi cuerpo y mi mente lo manifestarán de mil maneras diferentes. Pero lo que tengo claro es que no deseo continuar así y deseo eliminarlo cuanto antes. Este es el pensamiento actual. “Quítame esto rápido y sin complicaciones”.

Lógicamente, este tipo de situaciones suelen venir de largo y no van a desaparecer de un plumazo. Si queremos deshacernos de este sufrimiento es muy recomendable ir al origen, entenderlo, saber que necesito y que me falta, escuchar toda la historia hasta que llego a este punto, para poder verlo como algo que ha ido creciendo por diferentes situaciones de mi vida. Con la ayuda psicológica se puede lograr esto. En terapia se crea un espacio para la comprensión, para la autovalidación, para la escucha sin prejuicios. Podemos canalizar nuestro dolor. Encontrar nuestras fortalezas y limitaciones. Saber que cosas estoy haciendo mal y que hago bien.

Los psicólogos conocemos las variables que influyen en los procesos de aprendizaje humano, lo que nos permite interpretan las biografías de cada persona desde un punto de vista objetivo y existen técnicas que van encaminadas a modificar todas estas variables y así poder mejorar y crecer como personas.

Entonces, ¿cómo es posible que cuando acudo al médico con estas situaciones, la derivación a un psicólogo no sea la primera opción?. Cuando tengo problemas digestivos, musculares, en la vista, en el oído, me derivan al médico especialista. ¿Por qué cuando tengo problemas emocionales me mandan pastillas?. Existe un profesional especializado en estos temas, que es el Psicólogo.

Actualmente no se tiene en cuenta esta especialidad, por desconocimiento, por miedo o por estereotipos, como por ejemplo “el que va al psicólogo es porque está loco”.

Espero que muy pronto, esta opción se convierta en una realidad para nuestra sociedad,  ya que la psicología puede hacer mucho por nosotros.

Muchas gracias por leerme!!

Un cordial saludo

 Ismael Melero

Inteligencia emocional en el trabajo

Pasamos la mayor parte del día en el trabajo y compartimos nuestro espacio, interactuando con personas continuamente.
Esta convivencia en ocasiones se convierte en algo estresante,
bien porque el trabajo en equipo no es placentero o porque la interacción con los clientes no resulta como nos gustaría.
Estas cuestiones son muy comunes en la consulta ya que generan un estrés mantenido y unos síntomas físicos asociados difíciles de interpretar y manejar.
Aquí os dejo una guía muy interesante sobre temas a tener en cuenta si queremos “sobrevivir” al trabajo o disfrutar un poco mas con las relaciones que en este se dan, de una forma mas saludable para nosotros mismos.

Descarga el PDF que habla sobre como aplicar la inteligencia emocional en estos casos.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

¡¡Muchas gracias!!

Nos vemos pronto

Guía para hablar con los niños sobre la muerte

Os dejo aquí un recurso que puede ser muy útil para padres, que por desgracia se encuentren en una situación en la que deben comunicar a un niño, una mala noticia como es el fallecimiento de un ser querido.

Podéis descargarlo en PDF

guia-duelo-infantil-fmlc

Espero que os pueda servir de ayuda.

ISMAEL MELERO2

 

Bienvenido a mi blog

En este espacio hablaré sobre psicología. Mi intención es dar a conocer la labor que llevamos a cabo lo psicólogos. Sobre como puede ayudar a las personas en situaciones delicadas o bien a aquellos que desean crecer a nivel personal. Hablaremos sobre asuntos que puedan servir a cualquier lector a conocerse un poco mejor o a entender mejor la complejidad de la mente humana.

Para mas información puedes visitar mi web

http://www.ismaelmeleropsicologo.es

Saludos